Destacados

Entrevistas a fondo. Travesía con Carlos Ferrís

Iniciamos una serie de entrevistas a personas relacionadas con la FEMECV, con el deporte, la montaña, el medioambiente... Y lo hacemos con el presidente de la federación: Carlos Ferrís.

 

 

 

  • ¿En qué momento se dio cuenta que, además de  practicar los deportes de montaña, quería  colaborar en  la Federación para mejorar el montañismo?

Estoy en la Federación Valenciana de Montañismo desde 1984, pero realmente  mi participación en la FEMECV fue en los años 90 formando parte de los Comités de naturaleza y de senderos. A partir de esa experiencia en estos comités técnicos, fui Asambleario de la Federación Valenciana hasta que decidí presentarme en 2018 con un equipo de federados  a las elecciones de la FEMECV.

Mi interés por los temas federativos siempre ha sido constante, ya que además de asambleario de la FEMECV, fui también en la FEDME asambleario bastantes años, coordinando el Consejo asesor científico de las montañas durante un tiempo.

 

  • ¿Cómo fueron esos inicios?

Yo provengo del mundo asociativo juvenil desde que en 1982 decido incorporarme al Centro Excursionista de Valencia para formar parte de una sección infantil y juvenil con monitores de diferentes ámbitos asociativos (scouts, Juniors, vecinales...). A partir de ese momento me incorporo a las actividades de este club de montaña para ser el director de la Escola Valenciana d’Aire Lliure y más tarde, en 1993, director del Institut Valencià d’Excursionisme i Natura del CEV. Todos esos años en el Club me han ayudado mucho a conocer la realidad asociativa y montañera y a conocer otras Entidades excursionistas al relacionarme a través de las actividades de la Federación o intercomarcales ( marchas senderistas, campamentos , días de la montaña limpia. etc..). También la experiencia y el trabajo voluntario, realizado en el Comité de accesos y naturaleza de la FEDME, me ha servido para conocer mejor la realidad y las necesidades del colectivo montañero en España y Europa.

 

  • ¿La gestión hace que se pierda la pasión?

Bueno, sí que es verdad que cuando era más joven tenía más empuje en lo deportivo, donde empecé corriendo maratones y practicando el montañismo y el senderismo de forma intensa en mi Club. Ahora me he pasado a la marcha nórdica que creo es muy beneficiosa para la salud a través de un ejercicio físico y una técnica adecuada en el medio natural. Es verdad que ser presidente de la Federación implica mucha dedicación de reuniones, eventos y asistencia a actividades y competiciones, pero siempre me queda algún hueco para caminar por las montañas un rato y disfrutar de los parques naturales y zonas rurales de la CV.

 

  • ¿Cuáles han sido los retos más importantes a los que se ha enfrentado a lo largo de su trayectoria en el mundo asociativo?

A lo largo de mi vida he ayudado a crear varias asociaciones sin ánimo de lucro de tipo deportivo, cultural, turístico y ambiental, y la gran mayoría de ellas continúan su labor en la actualidad.  Haber colaborado en el crecimiento del tejido asociativo valenciano me produce una gran satisfacción. De todas ellas me gustaría destacar la Asociación de custodia Avinença, la Asociación de Educación ambiental, la Plataforma Rural Valenciana y el CRIE, el Club de turismo familiar de la CV, el voluntariado ambiental y algunos proyectos con Fundaciones, Universidades e instituciones que investigan sobre el medio rural, los deportes en la naturaleza y el turismo sostenible.

Realmente mi mayor tiempo lo dediqué al Institut Valencià d’Excursionisme i Natura y a la Fundación Centre Excursionista para impulsar proyectos culturales, deportivos y ambientales en la montaña valenciana, así como a apoyar publicaciones y libros de excursionismo familiar y de senderismo. Fueron 20 años dedicados en pro del excursionismo y del colectivo montañero en mi Club y en la FEDME que me sirven para afrontar los retos sociales y deportivos de la FEMECV, apoyando nuevas iniciativas como el montañismo inclusivo, la solidaridad, el voluntariado, la seguridad y la salud, la igualdad y los jóvenes, etc.

 

  • Y desde el punto de vista deportivo ¿qué experiencia le ha marcado más?

Pues la ascensión por parte de mi Club al Everest en 1991 fue para mí un motivo de satisfacción colectiva de un sueño de compañeros que lograron subir a lo más alto gracias a un proyecto a largo plazo de expediciones. Pero también la dirección en la Escuela del CEV de las escuelas deportivas (montaña, espeleo, esquí, kayak, etc...) así como las de Tiempo Libre y educación ambiental.

Y en el plano de la FEDME, la creación y coordinación del Consejo Asesor Científico de las Montañas con motivo, en 2002, del Año Internacional de las Montañas, siempre acompañado de compañeros expertos como José María Nasarre, entre otros. El Consejo ha supuesto un avance importante en la defensa de los deportes de montaña en los parques nacionales y autonómicos, así como una ventana abierta a los estudios e investigación en materia de deporte sostenible y desarrollo rural.

 

  • ¿En qué faceta se siente más cómodo: cómo deportista, voluntario, gestor…?

Pues realmente he pasado por todas, como voluntario en mi Club y en la Federación en diferentes comités, pero también como director o presidente de Asociaciones, y ahora, desde finales, de 2018 en la FEMECV. Aunque nunca dejaré de colaborar con Entidades de voluntariado deportivas o sociales, y eso se lo debo a personas como nuestros presidentes de honor de la Federación, Rafa Cebrián y Palmira Calvo, que me enseñaron los valores y ética que implica el montañismo.

 

  • Ha estado muy ligado al ámbito del Medio Ambiente ¿cómo se puede trabajar por este desde los deportes de montaña?

MI implicación con el medio ambiente viene de lejos, ya que desde joven trabajé como monitor de campamentos y educador ambiental, para poco a poco especializarme en el uso público en los parques y en el ecoturismo en zonas rurales. Mis dos carreras profesionales (la de Derecho y la de Magisterio) me han servido para entender que en todos los procesos de compatibilización de los deportes con el medio ambiente, la normativa y la educación deben ir de la mano, junto a procesos de participación pública y de búsqueda del mayor consenso posible ante los conflictos.

Esta máxima la hemos usado en el Comité de accesos y naturaleza de la FEDME en numerosos Seminarios y Encuentros entre federaciones de montañismo y gestores de Parques con notable éxito. No ha estado exento de debates, pero siempre con el objetivo de llegar a acuerdos entre ambas partes. Quiero poner en valor en este punto el importante papel de algunos directores de Parques Nacionales como Javier Sánchez (S. Nevada) o Agustín Santori (Picos Europa) y de compañeros del Consejo Científico de las Montañas de la FEDME que han sabido dar toda su experiencia profesional al servicio del montañismo sostenible.

 

 

Puedes seguir leyendo el resto de la entrevista AQUÍ. 

 

 

Autor: 
Área de Comunicación FEMECV