CIMS.- Áreas de Trabajo

 

 

El congreso se articula en 3 grandes áreas de trabajo. Cada una de estas áreas desplegará a su vez, una multitud de temas de interés.

 

Área 1: Sociedad, deportes, cultura y territorio.

Los deportes de montaña están íntimamente ligados al medio donde se practican. Su práctica requiere de toda una planificación en el territorio relacionada con la accesibilidad, y necesita a menudo de grandes infraestructuras; no podemos olvidarnos del impacto medioambiental de estas actividades: hemos de tener presente la vulnerabilidad y fragilidad de la montaña y desarrollar estas actividades y deportes de forma sostenible. Este es uno de los grandes retos que nos depara el s. XXI.

 

En esta área se tratarán los subtemas siguientes:

 

1. Turismo rural, desarrollo socioeconómico y despoblación.

2. Territorio: Espacios Naturales Protegidos y compatibilidad de usos.

3. Deporte de montaña adaptado y poblaciones especiales.

 

Área 2: El mundo asociativo y las entidades deportivas: retos de futuro.

 

El mejor camino para conocer la montaña y adquirir experiencia es asociarse. En los clubs las personas comparten conocimientos y experiencia de forma desinteresada, mejorar y facilitar a asociación y creación de clubs es uno de los grandes objetivos de la FEMECV, y su fomento entre la población joven uno de nuestros grandes retos.

En esta área trataremos además de dar a conocer otras formas de amar y disfrutar de la montaña y la naturaleza: el voluntariado, tan vinculado a la integración de la diversidad, la inclusión y la igualdad.

 

Se tratarán los subtemas siguientes:

1. Modelo asociativo de clubs y federaciones: Estado actual y líneas de futuro.

2. Hábitos sociales, voluntariado, movilidad y valores

 

 

 

Área 3: Seguridad, formación y salud

 

Esta sección tiene como objetivo compartir y desgranar los aspectos referentes a seguridad, formación reglada y no reglada, además de salud y prevención de riesgos en el ámbito montañero.

En primer lugar, la seguridad es uno de los caballos de batalla de las federaciones por la importancia que tiene; adoptar un enfoque proactivo de seguridad es fundamental para preparar cada actividad que se desea realizar en montaña, y así poder minimizar los riesgos que pueden derivar de cualquier práctica.

En segundo lugar, se considera que la formación es vital, porque es la manera de asegurar la continuidad y, sobre todo, la calidad de la práctica deportiva en este entorno.

Por último, la salud, en el marco de la gran variedad de actividades que se pueden practicar en el marco montañero en beneficio del desarrollo físico, psicológico y social.