Destacados

Entrevista a Alex Pulido, miembro del equipo GR7 Solidario.

Un grupo de deportistas emprendió en el mes de junio el recorrido del GR7 de la Comunidad Valenciana, de norte a sur. El objetivo, ayudar a las personas más necesitadas y recaudar fondos con los que articular proyectos para mejorar su calidad de vida. Y de paso, difundir el GR7 y el territorio por el que discurre. Álex Pulido, uno de los miembros de este equipo, nos cuenta cómo ha sido la experiencia.

 

¿Cómo surgió la idea de emprender esta aventura? ¿La vertiente solidaria iba implícita en el proyecto?

La idea surgió cuando en una noche de desvelo quise organizar una travesía larga junto con el resto del equipo. Era una idea muy básica, así que organizamos una reunión y ahí fue cuando empezamos a darle forma. Si, desde el primer momento queríamos que fuera solidario, nos gustaba la idea de que el proyecto tuviera una resonancia social y humana.

 

¿Cómo se ha articulado la recaudación de fondos? ¿Cuánto se ha conseguido?

Hablamos con la asociación Amunt contra el cáncer, y nos reunimos en su sede. Les presentamos el proyecto y ellas nos enseñaron “su casa” y todo el trabajo y labor que desarrollan en la lucha contra esta enfermedad. Al final, hemos conseguido recaudar 4.650 euros.

 

¿Qué acogida tuvo la idea en vuestro entorno?

Ha sido impresionante ver que la acogida ha sido tremenda. Es verdad que nos hubiese gustado que aún fuese mayor, pues teníamos en mente que los grandes medios de comunicación como canales de televisión se hiciesen eco del proyecto, y así llegar a más gente. Pero, en lo que se refiere a nuestro entorno directo, nos hemos visto muy respaldados y toda nuestra gente nos ha dado la enhorabuena, pues les ha gustado mucho el resultado final.

 

¿Cómo os habéis preparado, tanto físicamente como desde el punto de vista logístico?

A nivel físico nos hemos dejado aconsejar por Jordi Pons, nuestro preparador físico. Él nos ha preparado unas sesiones que nos han ayudado a preparar nuestro cuerpo en los dos meses previos a la travesía. En cuanto a la logística, al ser un equipo de 5, hemos dejado ese trabajo en manos de los más veteranos del equipo, Toni, Joan, Pepe y Enrique se han organizado con el objetivo de que en la mayoría de etapas tuviésemos apoyo.

 

¿Emprendisteis el reto con alguna inquietud o meta?

No había un objetivo definido ni teníamos ninguna promesa por cumplir. Simplemente por diversión y ganas de hacer bonito y que pudiésemos compartir con los demás, además de en nuestro territorio.

 

¿Cuáles han sido las cifras finales (etapas, kilómetros recorridos)?

Hemos recorrido todo el GR7 a su paso por la Comunidad Valenciana. Un total de 630 kilómetros en 24 etapas, si contamos una intermedia de descanso, con más de 8000 metros de desnivel acumulado y una media de 27 quilómetros por etapa.

 

¿Qué balance hacéis de la aventura? ¿Han surgido muchos imprevistos? ¿A qué dificultades os habéis enfrentado?

El balance ha sido tremendamente positivo. Todo ha salido a pedir de boca y muy pocos imprevistos nos han pillado en “fuera de juego”. Lo más complicado de combatir ha sido el calor, ahí no había forma de batallar, era una batalla perdida, pero ya lo sabíamos de antemano, así que todo genial.

 

Tras recorrer el GR7 de norte a sur de la Comunidad Valenciana ¿qué opinión os merece el estado del camino?
El estado del camino es muy mejorable. Es una lástima que algo tan bonito, como este sendero que aúna cultura, tradición, deporte, naturaleza e incluso turismo, esté, en muchos sectores, abandonado. Es más, creo que debería ser una inversión a corto plazo para promocionar el turismo de interior y el deporte. Que sirva como ejemplo el Camino de Santiago.

 

En cuanto a colaboración de Ayuntamientos por los que atraviesa el sendero ¿se han mostrado colaboradores? ¿Ha sido fácil planificar las pernoctaciones y descansos?

Muchos de ellos sí han decidido hacernos un hueco en sus polideportivos o en sus restaurantes o calles, con tal de hacernos el camino lo más llevadero posible y enseñarnos los tesoros que esconden sus calles. Quiero mencionar especialmente a Morella, Culla, Montanejos, Bocairente y Pinoso. Desgraciadamente, otros no han podido ayudarnos, y unos pocos, no nos han atendido.

 

¿Tenéis previsto algún otro reto de este tipo a corto-medio plazo?
Algo hay en mente si (risas). Todavía es pronto, pero después del buen sabor de boca y de la repercusión que ha tenido el GR 7 Solidari, seguro que en un par de años, prepararemos otra.

 

Autor: 
Área de Comunicación