Destacados

Solidaridad con Aqila Hashimi, alpinista afgana refugiada.

Desde finales de 2021 la FEMECV ha estado implicada y, tras complicaciones burocráticas, finalmente ella y su familia se encuentran en nuestro país.

 

En pleno conflicto en Afganistan, conocimos la historia de esta mujer afgana de 31 años, que logró llegar a Islamabad (Pakistán) con su familia huyendo de los talibanes y de la persecución a la que estaba siendo sometida por ser mujer. Actualmente, dada la situación política y social en su país, no son viables ninguno de los logros que ha alcanzado, ni a nivel profesional (estudió Ingeniería Química por la Universidad Politècnica de Kabul y trabaja en una compañía tecnológica) ni como deportista (es una gran alpinista que ha hecho cima en el Noshaq, de 7.492 metros, en 2020, junto con otros picos de entre 3.000 y más de 5.000 metros, como el Foladi, en el sur de Bamian, y los de más altitud de su provincia de nacimiento, Gazni).

 

Supimos de su caso a través de las ONG’s que estaban ayudándole a llegar a España como solicitante de protección internacional, entre ellas Un gest de calor y CEAR País Valencià, y quisimos sumarnos a esta causa, a través de apoyo económico y avales federativos

 

Actualmente la deportista y su familia (su madre, sus 2 hermanos y 2 hermanas entre 15 y 25 años) se encuentran en Madrid, con el estatus de refugiados y, de momento, protegidos por el Gobierno de España y la Cruz Roja. Desde esta tranquilidad y seguridad que han encontrado en nuestro país, Aqila cuenta que “Desde pequeña quería ser alpinista, quería tocar el cielo. El montañismo es un símbolo de libertad”.

 

El pasado 17 de mayo invitamos a Aqila y su hermana alpinista a conocer Valencia y a nuestra federación de montañismo. Se reunieron con Carlos Ferrí, presidente, y con Álex de la Torre, vocal de Escalada y Alpinismo.

 

Pensando en su futuro, ya que tras el proceso de acogida deberán encontrar casa y trabajo, la FEMECV hace un llamamiento a sus Clubs, federados, federadas, ayuntamientos colaboradores, empresas patrocinadoras… para empezar una nueva fase solidaria.

 

La idea es encontrar un lugar donde puedan alojarse y encontrar un trabajo. De esta manera podrían ser autónomos y recuperar algo de normalidad en sus vidas.

 

Puede que alguien conozca un lugar donde puedan vivir (cesión de espacios, viviendas habilitadas para acciones solidarias, pisos y viviendas vacías que las personas particulares puedan poner a disposición…) y/o un lugar donde trabajar (además de sus currículos profesionales, cuentan con experiencia deportiva e idiomas, que pueden ser útiles en empresas familiares, tiendas deportivas…).

 

También estamos abiertos a otro tipo de iniciativa o colaboración. Para ello se encuentra disponible el correo de presidencia@femecv.com, para centralizar toda la ayuda que podáis facilitar.

 

Gracias a montañeros, montañeras, Clubs y colaboradores por vuestra solidaridad.

 

Autor: 
Área de Comunicación